jueves, 30 de abril de 2015

MARRAKECH

Me sale este post hoy como un saludo a Juan Goytisolo recientemente premiado muy merecidamente con el Cervantes.  Natural de Barcelona pero residente por autoexilio en esta ciudad de Marruecos y excelente narrador.
Ya hice otra entrada hace años cuando la tranquila Marrakech saltó a los medios con el atentado terrorista que se cargó 17 vidas inocentes de trabajadores del Argana y turistas, del que luego aporto una foto de como estaba antes. Casualmente ambas cosas en Abril.
La muralla que rodea la ciudad es un poco como nuestras relaciones de vecindad. Como de barro. Opacas, pero frágiles, como de barro seco con demasiado de seco, y un barro del que compartimos mas que con otras culturas. Sin embargo como solo tenemos ojitos para Europa, aquí solo pintamos algo después de mucho doscutir y en francés. Porque aquí se habla francés y si acaso español como de favor.
Esa es solo una de las diferencias con las ciudades del norte de Marruecos, donde se conoce mas lo español. Aquí el turismo suele ser de fin de semana ó algo mas, pero poco.
Aunque con la situación de violencia de grupos radicales, no se como será hoy en día.
  Las fotos son de Julio del 2006. Demasiado calor, pero en su salsa en una ciudad preparada para eso, y mucha paz durante el día para recorrerla a pié y vivirla en rincones con encanto.
Eso si; si no les gusta ser fotografiados, ni te molestes. Solo se quedará en bronca, pero en su idioma suena muy mal, y es mejor evitarlo.
Eso si, que han hecho algo muy bueno por el turismo. Evitar los niños pedigüeños y plastas que acosaban hasta la desesperación al visitante. Ahora como mucho se ofrecen de guias y hasta puede ser útil contar con alguno, aunque mejor, adulto. La verdad es que mejor a distancia hasta de las cámaras.

Prefiero retratar a adultos, y de paso como en esta imagen mostrar la paleta de colores que mas abundan por estas latitudes.
¿Dirección prohibida?, aquí lo único "prohibido" es estar al sol si ya en la sombra se alcanzan los 50ªC. Mejor apiñarse en la mínima sombra y aguantar las temperaturas sin dejar nada de piel expuesto al solazo inmisericorde.
Sombras de palmeras y hasta paradas de autobús, son mejor sitio que plantarse bajo ese solazo que solo puede provocarnos un golpe de calor a los de otras zonas mas frescas.
Por cierto; aconsejo a los visitantes visitar los parques para soportar la calima y por el esmero de sus jardineros.
También estas mujeres animosas con cara universal de ir de rebajas ó por lo menos de compras, nos indican el buén camino...
Al zoco. Esa inmensidad laberíntica de callejones con sombra artificial que casi los deja en penumbras, y que nos parece ideal para perderse y mercar. Imprescindible regatear y dejarse sorprender sin hacer el guiri ni el listo.
De repente estamos en la edad media y las leyes del mercado no funcionan igual. En todos los sentidos es otro mundo, y hay que volver a mucho tiempo atrás y dejarse transportar, porque si no, nunca se captará la esencia de esta ciudad peculiar y uno pasará por ella como un pobre guiri sin sustancia.
De repente, cuando uno encuentra la salida de la penumbra, otro choque brutal con la luz cegadora y el ir i venir de gentes y vehiculos en todas direcciones en una gran plaza.
Un café al fondo con terrazas en varios pisos y un montaje de tenderetes y  toda clase de enseres. Es la plaza de Jamaa el Fna
Corazón palpitante de la Medina y declarada patrimonio inmaterial de la humanidad por la Unesco. Y aqui me quedo.
Y en la esquina opuesta, esa terraza del centro con arcos junto al minarete, que es la cafetería Argana donde una bomba de malnacidos sembró la tragedia unos años después de esta foto. Trabajadores del restaurante, clientes y turistas hasta 17 dejaron su vida como muestra del terror de extremistas islámicos. 
Marrakech es una gran ciudad, con todo lo que el turista puede desear, y cualquiera descubrir en libros y guias turísticas, pero para mi; esta plaza es el corazón vivo de la ciudad sin duda. Lo que la distingue en el mundo entero y la hace destacar.
En cualquiera de sus cafés en la plaza y aledaños se puede uno pasar las horas siguiendo la vida como en otro tiempo en mercados similares pero no iguales.

Esta hasta el Aguador de postal que solo posa a cambio de dinero, y ni se te ocurra retratarlo gratis que te la monta. Cuando estas fotos no existía la fiebre del selfi, pero seguro que se está forrando hoy día con la tontería.
Mejor acercarse a un carromato de naranjas y tomarse un zumo exprimido al momento.
Eso, y mas recomendable un té moruno típico con menta y azúcar calentito para combatir el calor y reponer fuerzas en un cafetín con vistas.

Y no menos interesante, ponerse en manos de estas mujeres artistas que de paso que pintan tu cuerpo con henna, te ponen al día de lo que mas te interese de la ciudad ó sus costumbres y normalmente en español. Suelen ser bereberes y te empiezan diciendo que el descubrimiento de la planta que utilizan para teñir, fué al ver que tenía propiedades refrescantes. ¿Refrescantes ? pues si, y en unos 10 días de lavados normales desaparece.
Desaparece como cada día desaparece el sol y empieza por arte de encantamiento ó milagro el fenómeno mas espectacular que puedas ver en este lugar tan cercano y tan lejano. Lo que atrae a tantos visitante y que como poco sorprende y te transporta a otro mundo. Ese patrimonio inmaterial que pocos sitios tienen reconocido.
Hasta la torre de la Kutubia "idéntica" a la Giralda, queda perdida en esas luces mas altas que se ven al fondo.
 Esto es el mercado mas espectacular del mundo. En la noche, hay que reconocer que no apta para todos, se montan los puestos mas increibles de todo lo que se puede vender ó mostrar, contar, adivinar, amaestrar, etc. Todos los personajes de las famosas 1001 Noches están aquí, juntos y revueltos para tu admiración.
Lo que en el día era el color, en la noche encima se añaden olores y sabores. Especias y guisos y asados del país, la fritanga y la humanidad mezcladas con aromas ireeconocibles en los que uno nada literalmente. Exóticos pero no a humanidad, que sería de esperar. 
Esas bombillas gordas y blancas indican puestos de comida que sabe muy rica a pesar de que uno pueda dudar de otras cosas. Claro. No se te ocurra pedir vino, ni nada que parezca alcohol. Yo me puse hasta arriba de té con menta y hasta me traje una buena remesa, como de otras hierbas medicinales.
Estos carritos de naranjas son permanentes en la plaza, y por el precio y calidad, por favor, olvidate de las Fantas. El agua del Atlas hacen el milagro con el sudor de los campesinos.
Y se hace todo a la vista sin trampa ni cartón.
Por cierto, algo "malo" había de tener la fiesta; los turistas de noche somos pocos. Ya dije que esto no es para todos, porque si no tienes la mente abierta, mejor el hotel, que los hay con encanto divinos de la muerte. Me refería a que si en el día los crios ya no acosan y molestas, por la noche los adultos fastidian un poco. Me explico..
 Si ves un corro abigarrado y tratas de asomarte a ver el prodigio que se produce en el interior, te plantarán un cubo de plástico para que deposites un billete. Y por supuesto en plan plasta hasta que cedes como si fueras el único que paga el espectáculo, ó los mandas al pijo por no dejarte mirar y luego...si procede, dar propina. Es lo único que estropea el rollito. Así es que es fácil prescindir de ello, a no ser que pilles al artista antes de formarse el corro de "complices" . Y de fotos, ni pensarlo claro. Hace demasiado calor para meterse en broncas y enmedio de una multitud a oscuras.
  Por suerte hay infinidad de rincones donde depositar la vista y disfrutar la noche y la madrugada. Escuchando, hablando, comprando, utilizando sus habilidades y viviendo en fin en un mundo que se termina. ¿O estamos volviendo a este mudo ?
Porque realmente lo que cuento en este reportaje es para verlo cada uno y contar su experiencia. Hay que hacerlo con los sentidos abiertos y sin prejuicios. Pensar que similar a esto ha ocurrido en nuestro país alguna vez ó parecido, y que desaparecerá ó volverá pero siempre enseña algo, si estamos dispuestos a aprender.
 Y para terminar, la figura imponente del mejor guía de Marrakech. Posando majestuoso y altivo en el haren del Palacio de la Bahía, sobre el pavimento original con el toque de la comida para gatos de la mejor marca. El gato de la sultana, el único libre para rondar por todos los rincones de día ó de noche y conocer todos los secretos.




26 comentarios:

  1. Mi querido Carlos: en primer lugar felicitarte por las fotos..hablan por sí sola. En segundo lugar, felicitar por el premio Cervantes al gran escritor, narrador….Juan Goytisolo. Por último decirte que a mí me sorprendió Marrakech…porque creí entender que estaba dividida en dos zonas…la ciudad vieja y fuera de las muralla la ciudad nueva, creo que construida en la época colonial francesa.
    Me encantó la plaza Jemaa el-Fna, por todos los zocos que tiene. Me asombró saber que hace muchos años, en esa plaza se exhibían las cabezas cortadas de las personas que habían cometido un delito.
    Gran reportaje, como todos los que nos regalas. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Agueda, buenas tardes, me alegra que conozcas este rincón del país vecino y te guste mi visión del mismo. Me he ceñido a la plaza porque para mi, lo vivo siempre provoca mas emociones que solo la arquitectura. Además, que si no vas con guía puedes confundir hoteles con mezquitas y coleccionar solo postales.
      Los que hemos vivido en pueblos, hemos escuchado relatos de mercados antiguos donde parecían describirnos este. Y el resto de Marrakech, se queda pequeño ante el fenomeno de la plaza. Muchas gracias por comentar y un beso con sabor a hierbabuena.

      Eliminar
  2. Magnifico reportaje...
    Saludos y felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Eurotopia y muchas gracias por dejar tu comentario. Que sigas la lucha en este Zoco que nos toca vivir, aunque solo sea para no volver al pasado. Un abrazo

      Eliminar
  3. Hola Sagrario, muchas gracias por dejar un comentario y me alegro que te guste. Hay unos Riads- palacetes con encanto-donde perderse un puente como este y desconectar del todo. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  4. Unas fotos estupendas Carlos. He disfrutado mucho viéndolas. Marruecos es un maravilloso país. Estuve por allí hace bastantes añitos y la gente no era pesada salvo ciertas mafias y los pobres niños que fueron victimas de la ignorancia de los turistas franceses; con sus guías que recomendaban llevar bombons y bolígrafos. Por suerte o por desgracia, yo iba de mochilero con lo cual enseguida me dejaban en paz ya que las mafias se ceban con el turista de paso. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  5. Buenos días Miguel, es verdad que antes recomendaban avalorios para niños de países pobres. Puede ser por eso que piensen que somos inagotablemente ricos y les debemos todo. No se si algún día se sabrá del daño que se ha hecho a otras culturas por querer colonizar.
    Me alegro que te gusten mis fotos, porque viniendo de ti es mucho. Y por cierto muy interesante lo de ir de mochilero en paises de mochila. Quiero decir que no se entiende desde nuestros ambientes poder viajar con toda tranquilidad como nómada, precisamente en zona de nómadas. Llego a pensar que el modo mas seguro es ir de camping precisamente. Muchas gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Simple y llanamente: un reportaje fabuloso, con ese recorrido extraordinario por Marrakech terminando en su famosa plaza, y con día y noche como contraste y como continuación... Es un viaje que tengo pendiente y que me recuerdas que tengo que hacer pronto.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hola, buenas tardes Independiente, Espero que hagas este viaje, porque me imagino que las sensaciones serán las mismas, ya que el tiempo se ha detenido en la plaza de Marrakech, y como no sea que algún tarado la perturbe, te la encontrarás igual. Solo hay que elgir el café para hacer guardia y ver todo con un cuaderno y una cámara para tomas notas. La comida en cualquier sitio me gustó y los tes, imprescindible. Muchas gracias por el comentario y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Estimado Carlos, gracias por el artículo.
    Lo más cerca de Marruecos que he estado ha sido en la frontera de Nador/Melilla, tengo una espinita clavada por no haber podido seguir hacia el sur, me quedaré con el "cante" de lo que recomiendas para cuando pueda visitar ese país.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Inma, buenos días, yo tampoco conozco mucho de Marruecos para ser vecinos, pero este lugar es algo diferente al resto del país, por lo menos al del norte. No deja indiferente a nadie, y entiendo que atraiga y a la vez pueda repeler. Pero desde luego rompe.
    A ver si se calma un poco la locura de unos cuantos y podemos conocernos mejor. Gracias por comentar y un beso, hasta pronto.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Carlos:
    Qué magníficas fotos. Los juegos de luces y sombras me parecen impresionantes, tanto en las hechas por el día como en las de la noche. Ese sol ardiente que se desparrama sobre los edificios y sobre la ropa de la gente y el contraste de los que se cobijan bajo la sombra, transmite sensaciones. Las fotos del mercado de noche también son preciosas. Invitan a hacer el viaje, pero como a mí me gusta, mezclándose con la gente del lugar y observando su vida cotidiana, estupendo es poder compartirla. Así que ya tengo otro viaje pendiente.
    Enhorabuena. Muchas gracias por compartir este viaje que a mí me parece fantástico.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Buenas tardes amiga Celeste, yo también recomiendo ese contacto mas cercano, menos para las fotos que rompen un tanto el encanto de la caza de imágenes sin estar tan dentro. Eso lo haría mejor Guillermo. Yo cazo de mas lejos, aunque el fin es el mismo; ilustrar el lugar para viajeros de temporada.
    Yo hasta me corté el pelo en una peluqueria de hombres donde una minitele mostraba constantemente las palabras de un barbudo del que el barbero sin duda era admirador. Es curiosos sentir la navaja barbera en la nuez cuando solo andaba Bin Laden de moda.
    Si, aprovecha un finde y sumergete en la historia de una humanidad que es la misma de hace cientos de años. Gracias por comentar y un beso.

    ResponderEliminar
  12. Marrakech es sin duda una ciudad única, de belleza sin igual, impregnada de magia y encanto, que como bien dices nos traslada a las Mil y Una Noches, los míticos cuentos árabes. Marrruecos es un pais hermoso, lleno de contrastes y con una luz especial. Lo conozco desde la niñez, pues nací a apenas a un kilómetro de su frontera. Lo triste es que se trate de otro "reino" donde la democracia -casi igual que aquí- brille por su ausencia. Espléndidas fotos y magnífico post que nos llevan a rincones de cine.
    Salud y que disfrutes con el té moruno, el elixir de la eterna juventud.

    ResponderEliminar
  13. Buenos días Javier, buen conocedor de esta ciudad con encanto y en fechas de los primeros calores del año. Es verdad que el gobierno del país es un obstaculo para disfrutar de un país mas feliz y prospero como se merecen los vecinos.
    Te cuento que busqué y descubrí por fin un cibercafé, aunque entonces ni existian los telefonos inteligentes, ni muchas cosas de la tecnología de hoy. Era muy pobre y desabastecido, y luego cuando llegaron las primaveras árabes me acordé de aquello, y no entendía como daban tanta importancia las crónicas al poder de Internet, si cuando yo lo vi, no había casi nada...
    Hoy ya ves; la religión tiene mas poder que todos los "interneses".
    Claro que entonces tampoco conocía tu obra y hubiera sido una gozada leer desde esos cafés tus cuentos de Almería para resaltar las sensaciones. Por supuesto siempre con un té moruno lentamente.
    Muchas gracias Javier por comentar y un fuerte abrazo del sur lejano.

    ResponderEliminar
  14. Vaya lo que me estaba perdiendo Carlos. Cuando antes entraba aquí, no podía cargar las fotos, Movistar me tenía con un mega, y con permanencia no me podía cambiar. Ya tengo otra compañía y estoy encantada.
    Qué bonito reportaje, amigo. Te has lucido. Y es que Marruecos luce precioso en las fotos, el colorido es muy bello.
    Besos, artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria guapa, buenas noches de sábado, que mira que horas para poder contestar que saco de mis sagrados sabados sabadetes jajajaj. Y es que no tengo tiempo, y en cuanto mejora este menos, porque me paso en la calle todo el que puedo, por supuesto.
      Me alegro de que por fin hasas salido de la compañía petarda y podamos verte mas.
      Y me alegro de que te gusten las fotos de Marruecos, ojala hubiera mejor conexión para conocernos mejor. Muchas gracias y un buen beso.

      Eliminar
  15. fantásticas fotografías , sobre gustos no hay nada escrito , conocí Marrakech hace ya algunos años , pero no es lo que mas me gusta , hay otros lugares , muchos , que son para mi bastante mas interesantes , Niza , Gante , Brujas , Venecia , Budapest , por no entrar en grandes ciudades como Londres , Paris , Nueva York , en fin será cuestión de estilos . Cordiales saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches galanygarcia, y encantado de tu comentario. Efectivamente para gustos se han hecho los colores. Para mi Venecia es uno de mis amores, por citar alguno de tus favoritos, y del que ya hice un post hace años.
      Ya advierto que este mercado de las mil y una noches no es del gusto de todo el mundo, y no puede serlo porque es otro mundo.
      Hoy ya no queda nadie vivo que recuerde un mercado similar en España, y sin embargo han existido muy parecidos.
      Un abrazo y encantado de verte por este rincón del bloguerío.

      Eliminar
  16. Hola Carlos: juraría que he comentado esta entrada, pero ya no estoy seguro si ha sido aquí o en facebook. Dime algo pq no me gusta repetirme como los loros. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Emilio muy buenas noches y tranquilo que si has comentado ya aunque tampoco pasa nada con los despistes. Si se tuvieran en cuenta los mios ya no me hablaria con nadie. No tengo tiempo de mantener tanta comunicación ni mantener el blog siquiera. Un abrazo y muchas gracias amigo.

      Eliminar
  17. Me encantaron las fotografías, excelente reportaje, y precioso lugar, de ensueño.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Maria, y muy agradecido por dejar un rato tus excelentes blogs y venir a comentar este, mas modesto y descuidado. Ya me gustaría que se parecieran a los tuyos. Ha sido un placer descubrirte y descubrirlos. Un beso para ti también y te espero de nuevo desde este calor del desierto y la gente.

      Eliminar
  18. Felicidades, Carlos, por este reportaje tan maravilloso, lleno de color y vitalidad, incluso he llegado a notar los aromas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hola, buenas tardes Mercedes, pues no estaría mal una excursión de fin de semana a este mercado eterno y anclado en cualquier siglo pasado. Incluso podría ser futurista como sigamos yendo de culo. Gracias amiga y un beso para ti

    ResponderEliminar