viernes, 2 de marzo de 2018

HISTORIA DE UN AMOR

Sin duda este es el post mas breve que he hecho nunca. Pero como las esencias, ya sabeis que se vende en frascos pequeños. También en esta comunidad de amigos hay una esencia de mujer a la que lo quiero dedicar. Para mi amiga que aporta encanto y mas al grupo, Maria Borrego, porque ella lo vale.

La historia, que personalmente conoci en el Botánico del Puerto de la Cruz hace unos dias, fue tan repentina, que inmediatamente me inundó la mas bella música que se ha hecho nunca para amar, y que salió de Cuba para conquistar el mundo. El Bolero
Concretamente uno de los mas versionados desde hace decenas de años.
Al pié de una de las palmeras, un letrero y un aparente retoño de la grande. Encephalartus laurentianus. Mas de cien años lleva sin moverse del sitio, y esta es su historia resumida en el letrero y que amplio.
Cien años de soledad se titula y en pocas palabras cuenta la historia de "este amor como no hay otro igual, que me hizo comprender..." que cien años no es nada si al final triunfa el amor y se consigue propagarlo hasta el infinito.
Este bellezón es la vieja dama, que ha crecido en soledad de su especie durante mas de 100 años en este jardín Botánico y que el interés de alguien por ella, le hizo buscar con ahínco algún galán de su especie para tratar de fecundarla y no perde la estirpe.
Y mira por donde, un caballero solitario se encontro en Malaga cerca de Maria Borrego casualmente. Allí fue a buscar su polen que trajo al Puerto de la Cruz para fecundar a la bella palmera y....
cuyos resultados se ven en la primera y en esta foto. Por fin la señora estará feliz rodeada de sus hijos y colorín colorado...muchísimos años mas.
Desde luego está por ver si las plantas tengan algún tipo de sentimiento ó no. Yo desde luego me quede embriagado por esa historia de amor tras cien años de soledad.

Y sobre todo por la persona que intervino por AMOR a las plantas en la realización de esta bonita historia, que evidencia una vez mas que el amor a la naturaleza lo puede todo y se multiplica si se quiere.


9 comentarios:

  1. Una extraordinaria historia de amor ésta que nos recreas aquí, y que también habla de tu amor y de tus amores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Alfonso, me alegro que te guste la historia como a mi. Puede que sea hasta un trabajo rutinario de botánicos ó expertos en cualquier rama de la ciencia, pero resulta simpático verlo impreso y de sorpresa. Muchas gracias y un abrazo amigo.

      Eliminar
  2. En este "mundo cruel", Carlos, está visto que hay "gente pa tó": desde los que dejan las latas y los restos de bocatas pringosos de ketchup espanzurrados por el parque, a un metro de una papelera vacía, hasta caballeros solitarios como el de la historia que hoy nos traes.
    Un bellezón, sin duda, captado con el cariño de la foto3 y que no desmerece la 4.
    Lo bueno si breve, dos veces bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PD. Quería llegar el primero a comentar, pero ya veo Trasinde me ha ganado por 9". Está bien: "no hay que llegar primero, pero hay que saber llegar" :-)

      Eliminar
    2. Emilio, buenos días amigo y corroboro todo lo que dices. Y como necesitamos descargar tensiones de datos estadísticos e imágenes tremendas, se me ha ocurrido mentar esta breve anécdota, que solo es de una palmera que de repente no deja ver el oasis menos noticiable. Un gran abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  3. Hermosa la historia y las fotos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días Mercedes, me alegro de verte. Es un poco como este brote verde en medio de las tempestades y temporales que nos rodean. Gracias y un abrazo para ti tambien.

    ResponderEliminar
  5. Anda! Yo creia que ya habia comentado en este post. Con lo que me gustan a mi los arboles!
    Bella historia de amor, si. Suerte tuvo la bella durmiente en encontrar al caballero solitario y su dama malaguena.
    Como bien dices es un respiro a tanta miseria.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Rosa, y te digo lo mismo; juraría que ya te había contestado antes jajajaja. ¿Serán los rusos que nos están controlando?. Quizás, porque si te digo la de visitas que tengo desde aquel país no te lo crees jajajaj. Un beso grande y gracias por tu cariño, siento la tardanza, disculpa.

    ResponderEliminar