domingo, 3 de septiembre de 2017

CANTABRIA 1

Cuando uno recala en una playa como esta, lo primero que llama la atención es esa cantidad de rocas emergiendo del mar como amenazando con esa forma de sobresalir del agua y el color oscuro.
Los tonos de color en las aristas de piedra denotan que hay diferentes niveles de permanencia sumergidas o al aire dependiendo del color.
Con eso y que las mareas cubren ó descubren islas nuevas a los que visitamos estos parajes por primera vez nos parece de lo mas cambiante y divertido.
Los paseantes por este fondo marino cambiante sirven para darnos idea del tamaño de los pedruscos y soñar con ese desubrimiento a cada hora de playas e islas nuevas.
A la derecha se aprecia una especie de muro artificial que con la marea alta conforma una especie de piscina domde bañarse a salvo de corrientes y mareas si no se nada bién.

En esta visita a este norte de nuestras costas me he encontrado con un Cantabrico tranquilo y pacífico a pesar de lo nuboso del cielo. Solo dominado por la dureza de la roca.
Lo que invita siempre a un recorrido tranquilo descubriendo a cada paso paisajes tan diferentes que nunca aburren. Y encima a la misma distancia de Madrid que la costa de levante tan superpoblada en verano.
Definitivamente esta costa me enamora y eso que ni siquiera es la mas famosa de Cantabria. Por lo menos para buscar calma y serenidad tan necesaria a veces.
Y otra "costa" de valor incalculable es la que forman las marismas. Esas aguas mansas mezcla de dulce de río y salada de mar que en Cantabria tienen el máximo exponente del norte de España.
Las mareas marcan el ritmo a su fauna y flora que encuentra en este ambiente particular sitio de descanso de aves migratorias europeas en los meses de invierno. Así como importante zona de desarrollo de especies de peces.
Se recomienda recorrer e pié ó en bici y aprender en los sitios de observación e interpretacion de su rica flora y fauna. Aunque en verano sopo pude cazar al cisne "dueño de todo esto" en verano.
 Camino del interior, buscando las montañas que conforman el paisaje mas extenso de la region, nos encontramos con esta piedras ordenadas alrededor de un altar conde se recuerda a un santo que vino de oriente medio con una reliquia.
 Y que sirvieron para hacer famosa a esta zona como tierra de peregrinación desde epocas de reconquistas. Que empezó cerca, ocupo siglos y finalmente hizo de la peninsula reino cristiano.
Y por fin llegamos a la montaña. Arboles, pastos y un clima moderado durante todo el año que conforman este paisaje tipico de las tierras del norte.



Y ya que estamos por los picos de Europa, y que para turistas lo ponen fácil, disfrutemos de las subidas mecánicas a las cumbres, y dejemos los senderos de montaña para deportistas y alpinistas.
Y de paso disfrutemos del día despejado, que por estas latitudes es una excepción.
El clima de montaña puede ser tan variable que es imprescindible llevar agua, impermeable y ropa de abrigo de reserva aun siendo pleno verano. Con el calzado mas apropiado posible.
Estos días asistimos casi en directo al rescate de unos montañeros expertos que perecieron por esta zona accidentalmente. Aqui toda precaución es poca.

Desde estas alturas a "vista de pajaro" uno ni se imagina como los buitres y otras aves puedan ver un conejo por ejemplo desde estas distancias. Que son unos cuantos cientos de metros, calculo.
Y mas arriba hay mas. Pero entiendo que es para los muy expertos. Que aparte de las alturas, lo importante es la extensión de esta formación que ocupa varias provincias.
Pero toca descender a altitudes mas suaves, y aunque apetezca desplegar las alas y volar, mejor aprovechamos el teleferico hasta esas edificaciones de primer termino.
Y abajo la gente; sus casas y sus quehaceres con animales y campos. Donde la piedra alberga vida y sintoniza perfectamente con el paisaje.
Los rios tan abundantes en la España verde y montañosa dan vida a los pequeños pueblos que adornan esta naturaleza verde y dura. Y mas de uno de los mas grandes del pais nacen cerca en estas cumbres.
Y si algo hay imprescindible en el equipaje es la camara de fotos ó lápices y pinceles, porque las imágenes te saldrán de todas partes casi sin buscarlas.
Tomate tu tiempo con encuadres y composiciones, que esta que ves lleva igual desde la edad media. Si te sale movida ó desenfocada, será culpa tuya. 
 Es una gozada comprobar lo facil que es tomar imágenes y ver que todas tienen encanto. 
Esa sensación de que uno está hecho para vivir aquí. Es como reencontrarse con un sitio del que uno en alguna vida ha formado parte.
Hasta se diría que a pesar de tanta piedra se encuentras imagenes divertidas como si el rio de abajo llevara vino en vez de agua pura. 
Y cuando el sol llegue a lo mas alto, vuelve al centro del pueblo y busca donde comer. Que hay mucho y de mucha calidad. La gastronomía está a la altura del paisaje y no decepciona nunca.
Yo no me resigno a irme y por eso saco medio puente. El cual nos llevara a mas rincones de Cantabria cuando sea capaz de organizar tanta foto. Mientras espero otro "puente".


domingo, 23 de julio de 2017

EUSKAL HERRIA Tour

Parece una tontería, pero a veces como en este caso, se tarda en buscar un titulo para el post. De manera que llamarlo Pais Vasco, ó por su nombre en euskera me parecía pretencioso,  así es que con lo de "Tour" parece que se entiende mas como viaje organizado con lo que la "culpa" no es tanto mia como si el viaje lo hubiera preparado  a mi manera.
Así pues, en realidad son las fotos a vuelapluma que me he tropezado mientras otros me contaban lo que ibamos viendo. 
En esta primera toma, por ejemplo, oía a guia diciendo que nos fijaramos donde nos dejaba el bus, que nos recogería a tal hora, que fueramos puntuales, porque no había tiempo que perder, en ver una iglesia, una calle con tiendas y tomar café y hacer pis. ¿Y nadie vió una pizca mas allá esta preciosidad?
Barrio de casas tipicas, y un árbol estupendo coronando lo mas alto de las montaña. Pero bueno....
Como el mar lamiendo casi las fachadas, y nosotros viendo iglesias y tiendas de recuerdos. Pues nada, como el blog es mío solo pondré una iglesia y lo demás lo que me gusta.
Y lo que me gusta es lo sagrado; la montaña y el caserío. Y por una razón muy sencilla, porque es donde vivi unos días en otro viaje en la época del plomo en la casa familiar de una amiga. No se podía casi ni hablar y encima eramos demasiado jóvenes para entender. Pero emocionante fué un rato.  Abajo los animales y arriba los dormitorios y lo mas importante, la cocina. Y por encima donde se curaba el queso y el embutido.
Pero ahora traer aquellas fotos era recurrir a la historia, y prefiero estas fotos de hoy porque me da pereza el recuerdo y prefiero lo actual ó el futuro incluso.
Y lo que pasa ahora es que para la mayoría del turismo de interior, visitar esta tierra es decubrir que se puede recorrer y disfrutar sin prejuicios ni obstáculos y entender mejor la historia que nos ha tocado sufrir y vivir. Ahora toca disfrutar.
Como esta niña que parece tomar posesión de la plaza, aunque solo sea en el instante de la foto. ¿Conoceis muchos sitios donde cada casa de la calle sea diferente y todas preciosas?. Pues de los bares de abajo ni hablamos. 
Y de decir que en esta playaza tiene su restaurante el cocinero mas famoso de España y casi del mundo, tampoco le añade mas motivos para visitarla. Aparte que se ha visto muchisimo en TV en algún programa de cocina. Ahora solo hay surferos, pero en verano...no te digo. Solo ven y verás.
Una cosa si te digo y es importante. Estas puertas son de las mejores para entrar en este país. Sobre todo si vienes de primeras y te quieres enterar de lo que se cuece, y viene cocinando dese hace siglos.
Este es una reliquia de museo superviviente y tal cual mantenido desde hace algunos cientos de años. Se llama Igartubeiti, y está en Ezquioga-Ichaso, Gipuzkoa.
Y al lado un centro de interpretación que merece mucho la pena visitar. Para enterarse por ejemplo de que cada uno se construía según el fin a que se destinara. Este a la sidra, otros al ganado etc etc.
Eso si, dentro, la construcció alrededor de la presa de las manzanas con todas las habitaciones para ese fin que se van construyendo por la familia conforme se necesitan, y con la madera y elementos del mismo terreno que la rodea. 
Y claro, todo es mucho para poner tanta foto, pero la cocina, comedor y sitio de reunión no puede faltar. 
El puchero, el fuego, la "grua" para moverlo y los asientos de toda la familia. El escaño mas importante para los viejos y el sitio del mas pequeño entre ellos. Por supuesto todo dispuesto y ordenado por la madre, y es que por aquí las madres son ...la hostia tu. Las que mandan claro. 
Y también tengo que mostrar los dormitorios, donde descansar después de un día de trabajo intenso y relación familiar intima. Camitas pequeñas sin concesiones mas que un jergón sobre somier de cuerdas ó madera. Y la de los padres on un simple doser de cortinas por la intimidad.
El resto de la casa se enseña y explica y uno descubre esas diferencias que forman el caracter ó la forma de ser de un pueblo.
Así pues, te cuento que, al igual que en otras partes de España las herencias van al hermano mayor con el fin de no dividir y así menguar la herencia. El mayor será el dueño del caserío y los demás se van a buscar la vida casi con lo puesto, preservando siempre esa casona familiar entera en todo. 
Ese Mayorazgo obligaba, en la época pasada que decimos a  que los hijos desheredados, se buscaran la vida en la Iglesia, el ejército, ó la administración pública. De manera que en unos cuantos años no hay rincon del globo donde no haya algún vasco. Que encima añorará siempre su tierra y su gente con todo lo que conlleva. 
Evidentemente no tiene nada que ver compartir una casita de pueblo que haberla trabajado desde los cimientos, comiendo de su tierra y de los animales que conviven con la familia de la que a su vez dependen. Si tienes algún amigo ganadero preguntale cuando tiene vacaciones. 
Y es que he dicho en otras ocasiones que el medio rural es otra cosa. Como dicen por Madrid ¿tu no tienes pueblo?, pues que pena, porque entonces no entiendes ese "querer volver" en cuanto se tiene ocasión ó se ausenta uno mucho.
Y es que las raices, cuanto mas hondas mas dificiles son de cortar.
Estas son casas de hombres de mar. Que el mar del golfo fe Vizcaya es mucho mar. Para los mediterraneos que lo llamamos en femenino aqui suena a mariconismo. Las casitas son mas pequeñas y separadas-no se porque. Y desde cazar ballenas al pirateo y llegar a todos los confines del mundo estos lo han visto todo. 
Hoy, con otras costumbres menos épicas, son objeto de visitas turisticas y disparos de fotos por puro placer. 
Y solo con pasear y mirar alternando con pintxos, que es como llaman a las tapas, el placer está asegurado.
Y mirando sus costas y estos modernos navegantes de bolsillo, uno se pregunta por esa afición de mucha gente por esas series de cuento-ficción que dan por la tele y tanta afición mueven. No se si Juegos de Tronos ó mas juegos, pero uno se acuerda de heros de verdad y se le estremecen las carnes.
Caminito de Guetaria me acuerdo yo de unos cuantos a los que si deberian dedicar series y capitulos hasta en las escuelas porque sus vidas son tan increibles que nadie ha sido capaz de contarlas tal cual sin recurrir ni a ficciones ni a efectos especiales ningunos.
Solo con sus cuadernos de bitácora deberíamos besar por donde pisan los que tratamos de mantener blogs. Blas de Lezo, Javier Arocena, Miguel de Oquendo, Churruca, Andres de Urdaneta, Legazpi, o el de la foto que como un espectro viene de dar la primera vuelta al mundo como si tal cosa. Sebastián el Cano que se crió en est misma playa.
Y rezó en esta misma iglesia, donde debio contratar al mejor algel de la guardia de toda la marinería. Y por eso mismo pongo este tempo y no cualquiera de los que he visto en este viaje, que Dios será el mismo, pero hay parroquianos que son divinos. Y solo cito hombres de mar, que si tiramos del hilo...
Lo que está claro es que los del secarral de la meseta, expuestos a calores infernales y heladas sobrecogedoras lo de tanto verde y montañas como vergeles con el mar tan rico, nos da que pensar que quieran poner puertas al campo viviendo la misma gente en uno que en otro. Que cuando se escucha a la guía de museos y caserios uno conoce la mayor parte de lo que cuentan y lo ha vivido lo mismo sin mas. diferencia que un idioma y poco mas. 
 Los mismos surcos en la tierra si quieres comer, los mismos trabajos con el ganado y hasta casi los mismos guisos, las fiestas y costumbres, seguramente los mismos antepasados y desde luego las mismas necesidades de sobrevivir. Luego está Donosti claro.
Que es guapa por donde la mires y tiene todo para enamorar. Tanto que estos días de mediados de verano se oye decir que no se cabe de visitantes jajaja. Que va a "terminar" como Barcelona...¿como termianrá Barcelona?
 Yo no veo tanta gente. Por lo menos a vista de pajaro. Claro que no es verano del todo y fotografío una parte despejada. Las quejas son de ahora, del mes de Julio y lo que decía al principio de descubrir esta parte de España.
 Aqui hay mas si, tampoco esta primavera ha sido como otras. Ni la gente somos lo mismo. Ni viajamos igual ni el ocio lo vivimos con la misma intensidad. Los jóvenes se tiran al suelo en circulos y comparten, mientras que otros...
Nos metemos en la Perla de San Sebastian a darnos un homenaje en el cuerpo y el alma. Incluso algún valiente después se mete en el agua fresca como si fuera vasco de aquí mismo.
Y me voy. Mirando esta isla bonita y pensando como gente de "caserío" de cualquier parte de España, que las islas serán pequeños paraisos para soñar, pero para vivir se vive mejor con gente. Aislarse para leer un libro está bién, pero poco mas. Agur.